Viernes, 6 de Diciembre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
AMÉRICA LATINA
Ciudadanos con poder: Internet como fuerza de los movimientos sociales
Esther Vargas*
23/04/2015
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Los periodistas y medios de comunicación se han enfrentado como nunca a algo que no estaba en sus planes: el poder ciudadano para generar información que antes era patrimonio de las organizaciones de noticias. Si bien muchos expertos dicen que hablar de periodismo ciudadano es como cambiar al médico por el curandero, lo cierto es que los ciudadanos se han convertido en voceros de sus propios problemas, en demandantes directos ante la sociedad de lo que les afecta o complace, y en no pocos casos están trabajando en grupos creados por periodistas, es decir, se convierten en colaboradores o aliados de los periodistas.

Al margen de si deberíamos llamarlos ‘periodistas ciudadanos’ o no, estos ciudadanos que pueden ser activistas en la mayoría de casos, han cambiado las reglas del periodismo en un mundo cada día más globalizado, donde el poder de informar ya no radica en el medio más importante del Perú, Brasil, México o cualquier país de América Latina y el mundo en general.

Los nuevos medios
El periodismo se ha convertido en un escenario rico de experiencias. Los llamados nuevos medios surgen desde el descontento con el poder de los directivos, de los que siempre han mandado a la hora de fijar portadas y determinar coberturas. Los nuevos medios se caracterizan por su independencia, como sería el caso de La Silla Vacía en Colombia o Animal Político en México.

Sin embargo, en términos económicos, la batalla es dura. Pero la creatividad no tiene límites, y tenemos desde el financiamiento colectivo hasta la diversificación de sitios en busca de áreas rentables que no traicionen el periodismo que es su motivo y su fin.

El activismo siempre ha buscado la atención de los medios, pero la democratización de Internet les ha dado una voz individual y coral que parece hoy muy bien aprovechada. Frédéric Martel, el sociólogo francés autor de Global Gay y Cultura Mainstream, estuvo en Lima en octubre pasado y en una conversación con la autora de este artículo, refirió que nunca como hoy los movimientos sociales habían tenido una puerta tan grande como la que constituye Internet. Se refería específicamente a la causa gay, la cual había encontrado en la red poderosas herramientas para comunicar su mensaje. América Latina, y en especial el Perú, destacan en esta llamada ‘revolución gay’, donde Facebook o Twitter albergan colectivos que han logrado hacerse escuchar sin la necesidad de los medios que pocas veces han mostrado el propósito de dar seguimiento a una demanda social.

Y justamente para aprovechar lo que Internet da, los activistas hoy crean sus propios espacios mediáticos, desde una página de Facebook hasta una web, que son plataformas de comunicación poderosas en la medida de una buena gestión.

Los activistas están cada vez más interesados en entender lo que pasa en la red y cómo sacarle la vuelta a los medios totalitarios. La verdad es que lo están logrando. Y eso es una buena noticia para los periodistas porque tenemos más retos y más posibilidades de trabajar en alianzas. ¿Por qué no? Yo no tengo temor a los ciudadanos. Bienvenidos. Llegó la hora de aceptar que en muchos casos, ellos saben más que nosotros.
La historia da cuenta de una gran creatividad y una sobrevivencia conectada que busca romper los esquemas mediáticos.

Mídia Ninja, la cobertura no oficial del mundial de fútbol
Mídia Ninja (Narrativas Independientes, Periodismo y Acción) nació en Brasil en el 2011 como una propuesta de periodismo alternativo. Los ninja del periodismo, armados con celulares y dispositivos 4G, han empleado su web y las redes sociales para dar información que los grandes medios no ofrecen. Entre el 2011 y la fecha, Midia Ninja es ya un referente de cómo el sentir ciudadano puede traspasar fronteras.

Periodistas experimentados y ciudadanos entusiastas dieron visibilidad a la otra cara del campeonato mundial de fútbol 2014. Ese Brasil donde no se gritaba gol y que ardía, y que era escenario de enfrentamientos entre ciudadanos y autoridades, fue reporteado por los ninja. Los medios tuvieron que girar sus cámaras y grabadoras al movimiento de la calle. El reporte de violencia que dejó el mundial es conocido, pero quizá se supo poco de cómo los ciudadanos apoyaron a mostrar una realidad que pretendía taparse con la fastuosidad del evento deportivo.

Más de 18,000 periodistas se acreditaron para la fiesta del fútbol. Inicialmente, la mirada no estaba en las calles, pero colectivos como Midia Ninja cambiaron el enfoque, al menos parcialmente. Quienes participan en estos grupos se sienten representados, y hartos de los medios tradicionales. Para un periodista que trabaja en un medio tradicional le cuesta aceptar que ya no estamos solos. Lo que dejamos de informar, la ciudadanía lo difundirá en sus propios espacios. A veces ni necesitan unirse a colectivos. Les basta Twitter y Facebook, sus blogs o webs, para hacerse escuchar.

#AyotzinapaSomosTodos
México está desangrado por 43 estudiantes. El mundo entero se suma en un hashtag como un grito #AyotzinapaSomosTodos. El diálogo cotidiano va más allá de Twitter y Facebook, más allá de México. Traspasa fronteras. Hoy, la ciudadanía no se rige por la imposición gubernamental y por los medios que pueden tener una voz coral y cerrada a la verdad. Las redes arden.

Cuando el procurador mexicano José Murillo Karam salió en una rueda de prensa a decir que los estudiantes probablemente estaban muertos y que ya había dicho suficiente. Los ciudadanos mexicanos de diversos estados tomaron la frase de Murillo #YAMECANSÉ y la tuitearon, retuitearon, transformaron en meme. Se hizo un viral que llegó al monumento de El Ángel en el centro de Ciudad de México, y a diversas plazas, donde Murillo y su desafortunada expresión sirvieron para que buena parte del mundo confirmara el hartazgo de un país con el Estado, el crimen organizado y la violencia en general.

Los periodistas mexicanos agrupados en asociaciones como Periodistas de a Pie emplean un grupo en Facebook para difundir a colegas de otras partes del planeta lo que pasa en su país y que los medios muchas veces no informan. Desde la ganadora a la excelencia en periodismo por la Fundación Gabriel García Márquez por el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Marcela Turati, hasta reporteros que recién empiezan en el oficio dan cuenta de hechos que podrían quedar restringidos a pequeñas notas escondidas en los rotativos o simplemente en el vacío de no existir.

Conocemos así el nacimiento de Trinchera, un medio independiente desarrollado por periodistas del estado de Guerrero que ofrece análisis, contexto e investigaciones a profundidad.

El periodismo está más vivo que nunca en tiempos que algunos lo van matando. Y las redes sociales son notables aliadas para dar voz a los que no tiene la oportunidad de hacer escuchar su voz, o hacer visibles a los invisibles.

Bajo esa lógica nació el 11 de noviembre el medio digital LGTBIQ para visibilizar la problemática y también las conquistas de la comunidad lesbiana, gay, transexual, bisexual, intersexual y queer, que los invisibles sean cada vez menos invisibles. Como parte del proyecto Sin Etiquetas (espacio de información y diálogo sobre la población LGBTIQ en América Latina), hemos reunido casi a 50 colaboradores de la región, periodistas abrumados con la indiferencia de sus medios a una realidad que nos salpica a todos.

Buenos tiempos para el periodismo. Buenos tiempos para los ciudadanos y las ciudadanas que gracias a Internet puede saltar de los memes a información de calidad y urgente.

*Periodista peruana con 20 años de experiencia. Actualmente es editora de Social Media del diario El Peruano y Agencia Andina, directora de la web Clases de Periodismo y del medio alternativo online Sin Etiquetas. Es docente de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), de la maestría de Periodismo Digital en la Universidad de Guadalajara, México, de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, Perú, y de la Universidad Mayor de Chile.


Compartir

El poder de las redes sociales y el Internet ha permitido que casos como el de Ayotzinapa se viralicen. / Animal Político
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org